top of page

Dorothea Lange

Actualizado: 10 abr 2021

Una de las mejores fotógrafas documentales de la historia



Dorothea Lange fue una prestigiosa fotógrafa estadounidense.

Nació en 1895 en Hoboken, New Jersey, el mismo año que Jacob Riis publicó sus famosas fotografías sobre los suburbios del Lower East Side de New York.

Años más tarde, ella estudiaría la primaria en este mismo barrio. Se dice que mientras estudiaba secundaria, le gustaba escaparse con su mejor amiga a recorrer las calles de esta bulliciosa parte de la ciudad, llena de inmigrantes que hablaban diferentes idiomas. Cuando terminó sus estudios secundarios tomó algunos cursos de fotografía en la Universidad de Columbia. Empezó a trabajar como aprendiz en diferentes estudios fotográficos de Nueva York donde aprendió las técnicas del revelado de negativo y el retoque fotográfico. Con sus ahorros se compró una cámara y empezó a hacer retratos de su familia.

Junto a su amiga Florence quisieron viajar por el mundo, fueron a diversas ciudades estadounidenses pero cuando llegaron a San Francisco les robaron el bolso y sus pocos ahorros. Así que tuvieron que empezar a trabajar para sobrevivir. Dorothea pronto encontró trabajo en un laboratorio fotográfico y tuvo mucho éxito retocando retratos, tanto así que se animó a abrir su propio negocio en 1929. Inmediatamente alcanzó el éxito retratando a las familias judías ricas de la ciudad y pudo conocer a los fotógrafos más famosos de la época como Ansel Adams y a Imogen Cunningham.



Sin embargo, dos grandes eventos sacudirán la economía de su país y su vida para siempre.

En 1929 se produce la gran crisis económica y financiera de Wall Street, conocido como El Crash del ’29. En una semana el valor de la mayoría de las acciones cayó bruscamente, todas las personas y las empresas que poseían acciones empezaron a venderlas y el mercado de valores colapsó totalmente. Muchas empresas quebraron, el desempleo aumentó un 25%, miles de personas perdieron todos sus ahorros, y los pocos que seguían manteniendo su trabajo, vieron cómo sus salarios se reducían. La situación se volvió tan trágica que pronto aparecieron grandes colas de trabajadores sin empleo en busca de ayudas para comer.

Dorothea podía ver esta situación en las calles de San Francisco y se preguntaba qué podía hacer para ayudar? Así que decidió salir de su estudio y conocer de primera mano esa nueva realidad que la rodeaba. Empezó a fotografiar las largas colas de hombres esperando que alguien les diera un pedazo de pan para comer.





White Angel Bread Line (1)

Hombres haciendo cola en la entrada de un comedor de beneficencia conocido como White Angel Jungle, cerca del estudio de Dorothea Lange en San Francisco. Es una foto muy famosa porque retrata la desesperanza de este pobre hombre.



En medio de la crisis, los trabajadores empezaron a organizarse para protestar en las calles reclamando trabajo, ayudas y mejores condiciones salariales frente a un sistema que les había fallado. Dorothea fue con su cámara a fotografiar todos estos eventos. Ella misma cuenta que al revelar sus fotografías, las puso en la pared de su estudio para mostrárselas a sus amigos y que uno de ellos enseguida la puso en contacto con una revista que estaba publicando artículos sobre los problemas de bienestar social que se estaban viviendo en la ciudad y publicaron una de sus fotografías.



Como si esto no fuera suficiente, a la crisis económica se le sumará una gran crisis medioambiental. Durante la década de 1930 se produjo en el sur del país una gran sequía que afectará a los estados de Texas, Oklahoma, Nuevo Mexico, Kansas, y Colorado y provocará increíbles tormentas de polvo, conocidas como Dust Bawl. Estas tormentas eran tan fuertes que dejaban cubierto todo el terreno agrícola con metros de arena, dejando también toda la maquinaria inutilizable y obligó a dos millones y medio de personas a abandonar sus granjas en busca de una vida mejor. Fue una de las mayores migraciones en la historia de los Estados Unidos.



El 11 de mayo de 1934 se produjo una de las peores tormentas de polvo de la historia. Una enorme nube de polvo de dos millas de altura (mas de 3km de alto) se desplazó desde el sur del país hasta la Costa Este, llegando hasta Washington y Nueva York, oscureciendo el día y haciendo que monumentos como la Estatua de la Libertad o el Capitolio fueran difíciles de observar. Esta etapa en la historia norteamericana se recuerda también como ‘The Dirty Thirties o Los sucios años ’30’. El recuerdo de este evento sigue estando presente en la actualidad, ya que una de las causas que provocaron esta grave crisis medioambiental fue la sobre explotación del suelo y las malas prácticas agrícolas durante los años ‘20. En su empeño por forzar la producción del suelo, los agricultores arrancaron las raíces de los pastos nativos que ayudan a retener el agua de la lluvia y esto tuvo como consecuencia la erosión el suelo (2).


Fotografía: Arthur Rothstein, miembro del equipo de fotógrafos de la Administración de Seguridad Agrícola (FSA).


El gobierno de Roosevelt, dentro del New Deal, tuvo que establecer el Servicio de Erosión de Suelos, ya que las tormentas barrieron las grandes llanuras. ‘En 1934 se estima que 35 millones de acres de tierra cultivable se habían vuelto inútiles para la agricultura, mientras que otros 125 millones de acres, un área aproximada a tres cuartas partes el tamaño de Texas, estaban perdiendo la capa superior del suelo’.

El gobierno tuvo que implementar nuevas técnicas agrícolas para combatir el problema de la erosión del suelo y realizó un proyecto forestal para plantar árboles que sirvieran como cortavientos en las granjas de las Grandes Llanuras. Actualmente este servicio todavía existe y es llamando Servicio de Conservación de Recursos Naturales o Natural Resources Conservation Service (NRCS) (3).


Fotografía: Arthur Rothstein


Al no poder tener el sustento de la tierra, los granjeros tuvieron que abandonarlo todo y huir con sus familias en un éxodo masivo. De repente las carreteras se llenaron de familias huyendo de la miseria, algunos en coche, otros caminando. Muchos de ellos se dirigieron a California para intentar trabajar como peones en los campos de cultivo.


Las fotografías de Dorothea Lange sobre las colas de trabajadores en San Francisco llamaron la atención de Paul Taylor, un economista agrícola de la Universidad de California que estaba realizando una investigación sobre la problemática de los trabajadores del campo y necesitaba el respaldo visual de las fotografías para completar sus informes. Dorothea trabajo con él, fotografiando la situación de los desplazados y tomando nota sobre sus condiciones de vida.



El gobierno estableció campamentos de refugiados para estas personas, pero se llenaban enseguida, obligando a muchas familias a continuar su camino. Acampaban a un lado de la carretera para pasar la noche pero estaban expuestos a todo tipo de violencia, ya que los dueños de los campos de cultivo los expulsaban de sus propiedades y los delincuentes se aprovechaban de la situación y les robaban sus pocas pertenencias.


Las familias que tenían autos o camionetas dormían en sus vehículos, que se convirtieron en sus nuevas viviendas.




En la carretera de camino a Los Ángeles. Marzo 1937.

El cartel de la derecha resulta bastante sarcástico a pesar de la difícil situación de estos granjeros.



En 1935 Roy Stryker, jefe de la división de Información de la Administración de Seguridad Agrícola (FSA) encargó a varios fotógrafos, entre ellos Walker Evans, Dorothea Lange y Russell Lee, que documentaran la situación de los trabajadores agrícolas durante la Gran Depresión, entre 1935 a 1944 (4).


Dorothea, que había recorrido ya el sur de California, sabía que el Imperial Valley era un punto critico para los trabajadores del campo. Los salarios eran tan bajos que no podían satisfacer las necesidades de las familias. En el documental ‘Dorothea Lange. An American Odyssey’ dicen: ‘Los funcionarios locales fueron hostiles a los campamentos por temor a que tal concentración de trabajadores condujera a la violencia, la sindicalización, las demandas de salarios más altos, e incluso el comunismo. Los alguaciles locales miraban para otro lado cuando los matones organizados por los agricultores atacaban los campamentos y golpeaban y mataban a los presuntos agitadores. En estos asaltos brutales también murieron mujeres y niños’ (5).


Mujer lavando la ropa en un Campamento de Refugiados de Oklahoma. California.



En Marzo de 1936 mientras conducía cerca de un campo de recolectores de guisantes en Nipomo, California, Dorothea fue testigo de las durísimas condiciones en las que vivían estas personas. Aquí conoció a Florence Owens Thompson, de 32 años, y madre de siete niños. Florence le contó que sobrevivían comiendo las verduras congeladas que encontraban en el campo y los pájaros que sus hijos cazaban. Dorothea empezó a hacer algunas fotografías de Florence con sus hijos, fotografías que la harían famosa.

El 10 de Marzo de 1936 dos de sus fotografías serían publicadas en el periódico The San Francisco News bajo el titulo ‘Harapientos, hambrientos, rotos. Los trabajadores de la cosecha viven en la miseria’. Al día siguiente, la famosa fotografía llamada ‘Madre Migrante’ fue publicada en otro medio acompañando la editorial bajo el título: ‘Qué significa el New Deal para esta madre y sus hijos?’ La noticia tuvo tanta repercusión que ese mismo día Los Angeles Times informó que la Administración de Ayuda Estatal entregaría raciones de comida a dos mil recolectores de fruta itinerante en los campos de Nipomo (6).



Esta fotografía pasó a la historia, fue llamada ‘Madre Migrante’. Florence Owens Thompson se convirtió en un ícono para representar el sufrimiento y la desesperación de millones de personas a los que la vida les cambio de un momento a otro. Completamente ajena, sumida en sus propios pensamientos, en sus propias preocupaciones, Florence mira fuera del cuadro. Según cuenta la fotógrafa, Florence esperaba que su marido regresara con el coche arreglado. Mientras tanto, ella esta con un bebé en brazos y rodeada de otros dos niños pequeños, todos sucios y hambrientos.



En el documental, la voz en off comenta la forma de trabajar de Dorothea. ‘Laing llegó a un campamento temporal para trabajadores migratorios establecido cerca de Brawley en el Valle Imperial de California. Cada unidad familiar tenía una plataforma de madera cubierto por una lona, sin ventanas, sin luz, ni aire, excepto las entradas delantera y trasera. Ella empieza a preguntarles por la cosecha, de dónde vienen, qué hacen los niños durante el día mientras ellos trabajan, si van a la escuela. Mientras ella habla, aparece la madre en la apertura de la tienda y detrás de ella aparece la familia, ahora ya visible…pronto toda la familia está fuera…Dorothea les hace fotos. Después de tomar las fotos, se sienta en su auto y escribe todo lo que ve, una cita para cada fotografía’.


Y la voz en off de Dorothea: ‘Brawley, California. Valle Imperial. 1939. En un campamento de trabajo migratorio de la Administración de Seguridad Agrícola. Familia de madre, padre y 11 hijos. Originarios de Oklahoma, donde habían sido agricultores inquilinos. Llegaron a California en 1936 después de la sequía. Desde entonces, han estado viajando de cultivo en cultivo. Seis de los once niños asisten a la escuela donde la familia se detiene el tiempo suficiente para trabajar. Los mayores trabajan junto a sus padres…en el rancho Sinclair el padre trabajaba por 1.73$ la hora durante 10 horas. Su hija ganaba 1.25$. Con sus ganancias tienen que pagar su transporte hasta los campos de cultivo ubicados a 20 millas de distancia’.




Cosecha de Guisantes. Familia trabajando en Nipomo. California 1937.


Ha pasado ya mucho tiempo desde que se hicieran estas fotografías, sin embargo siguen estando vigentes en la actualidad porque el mundo sigue teniendo los mismos problemas: crisis financieras y medioambientales que tienen como resultado un impacto directo en las personas y el desplazamiento masivo de las mismas en busca de una vida mejor.


Como podemos ver, la fotografía documental ha tenido un papel fundamental en el registro de la vida cotidiana y de los problemas que tenemos que enfrentar como sociedad. Desde su creación ha servido para mostrarnos la belleza de nuestro planeta, las diferentes culturas que lo habitan y nos ha permitido aprender a través de ellas. Pero también ha servido y sigue sirviendo para denunciar diferentes problemáticas alrededor del mundo. El trabajo de diferentes fotógrafos a lo largo de la historia como Jacob Riis, Lewis Hine, Dorothea Lange, Cindy Sherman, Sebastiao Salgado, entre otros, ha servido para que entendamos estas problemáticas y para que se tomen medidas gubernamentales para cambiarlas.


El magnífico trabajo de Dorothea Lange, quien abandonó la comodidad de su hogar para conocer con sus propios ojos los problemas que la rodeaban, serán fundamentales para que el gobierno de Roosevelt aplique medidas directas para resolver los problemas que enfrentaban los trabajadores en las ciudades y en el campo. Un trabajo documental preciso, cercano a las personas, sincero, que muestra la realidad tal cual es y que incluso les da a estos trabajadores la presencia y la importancia que merecen dentro de la sociedad, haciéndoles retratos con un punto de vista bajo, tal y como vemos en esta última fotografía, para engrandecerlos porque son personas fundamentales en cualquier sociedad. Entonces vemos que Dorothea no sólo los retrata, sino que también les hace un homenaje y les devuelve la dignidad que se merecen.


Referencias:

  1. British Journal of Photography. https://www.bjp-online.com/tag/roy-stryker/

  2. Documental. Dorothea Lange - An American Odyssey. https://www.youtube.com/watch?v=yrODn0f1z0g

  3. Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) https://www.moma.org/artists/3373

  4. Documental Dust Bowl. Ken Burns. https://www.youtube.com/watch?v=HMj1hRYBf-U



175 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page