top of page

El Viaje de Mari Jose

Actualizado: 15 abr 2021

La historia de una exitosa economista que lo dejó todo para hacer sus sueños realidad.



Esta semana me gustaría compartir con todos una historia muy especial, la historia de una mujer que ha luchado toda su vida para hacer sus sueños realidad. Y como siempre, la fotografía la acompañará durante todo su viaje, permitiéndonos conocer y entender el mundo a través de sus ojos. Que lo disfruten!


Me llamo Maria José Amarilla y tengo 41 años. Soy Instructora de Buceo y Conservación Marina, además de Economista. Tengo una buena familia muy amada y unida. He crecido conociendo el amor y la disciplina también.

Soy licenciada en Economía y he tenido una larga carrera profesional como “Business Analyst” en el sector financiero, he trabajado en el “Banco de España” durante mas de seis años, y después en el Banco Santander en el Reino Unido, donde fui parte de la gran transformación de un banco inglés al sistema del Banco Santander, lo que duró unos cinco años. Un trabajo con muchos frutos y aprendizaje, que siempre agradeceré pues me ha dado tanto, me ayudo a crecer tanto profesionalmente como personalmente, me dio la oportunidad de aprender inglés bien, y realizar mis sueños, lo que ahora me esperaba.


Desde que era niña siempre he querido viajar por el mundo, conocer sitios nuevos, vivir aventuras…pero nunca nadie te dice DALE, déjalo todo y cumple tus sueños…sobre todo cuando estos son tan locos como dejar el trabajo y toda tu vida construida alrededor de él, para coger una mochila y perderte por el mundo… somos nosotros los que tenemos que tomar esa decision, ser valientes y dar el paso…y lo di…

Ese día llegó para mí cuando puse mis pies por primera vez en Bangkok…hasta ese día tuve miedo de mi decisión, todos esos consejos de la conciencia…¿Qué haces?, ¿A Dónde vas? ¿Qué buscas? Sin embargo, nunca olvidaré esa fantástica sensación, allí estaba yo, en medio de un aeropuerto que era el caos, grandísimo y con tantas personas…y yo allí parada, mirando a mi alrededor…y de repente se me quitó todo el miedo de una, y al final sólo podía pensar “Aquí estas, Mari…el Mundo es Tuyo, es para Ti”… así que salí corriendo, a disfrutarlo!!

Mi viaje comenzó como una aventura muy deseada y soñada que, en principio sería de un año. Durante este tiempo viajé por todo el norte de Asia, subí grandes montañas, miles de escaleras para llegar a hermosos templos, vi innumerables maravillas naturales y arquitectónicas. Hice voluntariados con niños, con animales, conocí infinidad de personas fabulosas muy humildes y no tan humildes, de las que aprendía constantemente y tuve muy buenos compañeros de viaje también.



El Elefante besador



Esta foto me la tomaron en Chang Mai, al norte de Tailandia. En este maravilloso lugar salvaban a los elefantes que habían sido maltratados, que estaban enfermos o eran mayores y ya nadie los quería.

Entonces en este “Campamento de Elefantes”, el voluntariado consistía en que durante los días que te quedabas, tenías que cuidar de un elefante, alimentarlo y se convertia en tu elefante durante esos días. Fue una experiencia muy sentida, me emocionaba cada día y disfrute mucho cuidando de mi elefante que era cieguito y viejito. Le di de comer con la mano, fuimos al río y le bañaba echándole cubos de agua, luego nos instruían sobre estos maravillosos animales y nos contaban como cada uno llegaba hasta allí y cuál había sido su vida y su historia, cómo lo habían salvado. Nos mostraron videos de cómo los maltrataban para domesticarlos. Lloré mucho durante esos días, y sentí cuánto amaba a estos animales.



Alimentar un elefante es muy caro, y en Asia los utilizan para los trabajos pesados o para pasear a los turistas. Muchos de ellos sufren malos tratos y mala vida. El elefante es un animal muy inteligente, viven en pareja toda la vida, con su familia sin separarse, y cuando un miembro de la manada muere, lloran su muerte. Son de gran sensibilidad y amor, lo puedes ver cuando les miras a los ojos, al igual que pasa con las ballenas e infinidad de seres marinos.

A este elefante le llamaban “El Elefante besador” porque si te ponías a su lado, y le gustabas, te plantaba un beso que parecía te absorbería la mejilla completa jajajaja que sensación tan bonita y única que jamás olvidaré... el beso de un elefante.



El Templo Blanco


Este templo se encuentra en Chang Rai, al norte de Tailandia, es un templo Budista e Hinduista, todo blanco como se aprecia en la foto, una preciosa aparición, resulta ser una maravilla para admirar. Es relativamente moderno, pero absolutamente hermoso.


El objetivo de mi viaje era bucear en Thailandia. Soy buceadora desde hace 20 años, amo el mar, sus fondos y los seres que lo habitan, es mi gran pasión. Mientras trabajaba me iba sacando todos los títulos de submarinismo que necesitaba, hasta el de Dive Master en la isla de El Hierro, en las islas Canarias, España con tan solo 20 años. Así que esto era lo que más deseaba, descubrir el precioso océano en Asia, lugar de coral y nemos.


Sin embargo el año programado pasó volando, cuando por fin llegaba al sur de Tailandia, al mar, así que llegada a este punto, tuve que tomar la segunda gran decisión. Si había llegado hasta aquí… ¿Cómo iba a volverme ahora? Sentía que mi aventura acababa de comenzar, ahora que había llegado a estos hermosos océanos llenos de corales y miles de especies por descubrir…

Lo estuve pensando durante muchos días. Aquí hice yoga por primera vez en mi vida, y la meditación me ayudó mucho a tomar mi decisión y por fin una vez más comuniqué que no volvería a mi trabajo en Londres.

Ahora me esperaba lo mejor, vivir y descubrir los preciosos océanos de coral y tantas especies marinas maravillosas. Me instalé en un bungalow de madera, en la frondosidad tropical de las montañas de la isla, tenia una moto roja con la que me movía a todas partes y empecé a trabajar como Dive Master o “Guía de Buceo”, llevando los buceadores por la mañana bien temprano a bucear alrededor de la isla, a disfrutar de los preciosos fondos coralinos tropicales de Koh Tao.



Koh Tao significa “Isla tortuga” ya que antes había tortugas por doquier y ahora todavía quedan algunas. En esta foto se aprecia la forma de la preciosa isla que con un poco de imaginación puedes ver la silueta de la Tortuga Laud, la más grande y prehistórica tortuga que surca los océanos y es la mejor nadadora.

A la derecha esta la playa de ‘Shark Bay’ o bahía de los tiburones, donde se puede nadar con tiburones de arrecife de punta negra y con la Tortuga Verde, la mas grande que he visto en mi vida, tranquila y preciosa. Ella vivía allí y la podías ver cada vez que nadabas en la bahía.

A la izquierda esta Chalok Ban Kay, la parte habitada de la isla mas tranquila, “mi barrio”. Y al fondo, en el frondoso verde de las colinas estaba mi bungalow de ensueño.




Tortuga Carey


Esta es la tortuga más común que se puede ver en los Arrecifes de Coral. Desde esta perspectiva en la imagen se puede confundir con la tortuga verde, pero la tortuga Carey tiene una boca puntiaguda en forma de pico para distinguirse. Son más pequeñas que las tortugas verdes y tienen un caparazón irregular y no limpio, ya que les gusta camuflarse entre los corales. Es una hermosa tortuga que puedes ver fácilmente comiendo los corales. Pueden llegar a tener un caparazón de un metro de longitud. La tortuga carey vive más de 80 años.



De Koh Tao me fui al mar de Andaman, un lugar único en el mundo por su gran variedad de especies marinas. Allí trabaje en “Vidas a bordo”, en las islas Simulan y Surin, viviendo en un barco y viajando de isla en isla, buceando cuatro veces al día como unas vacaciones de ensueño. En este lugar fue donde más aprendí de los océanos y sus seres, disfruté viendo familias de los caballitos de mar, todos los tipos de Nemos, vi grandes manta rayas y tiburones que jamas soñé tendría el privilegio de admirar. Esta fue una de las épocas más felices de mi vida, recuerdo agradecer cada día a la vida por haberme dejado ver estas cosas y estar allí en ese momento. Sentía que había resuelto esa incertidumbre y el ansia que había llevado por dentro tantos años cuando viajar y salir al mundo era solo un sueño lejano.



Manta Raya Oceánica



Es la especie más grande, migran los océanos y comen plancton sobre todo. En las Islas Similan hay un lugar llamado la “Cleaner Station”, que es un coral milenario grandísimo donde las mantas hacen cola para planear hasta éste coral dónde miles de peces de varias especies se dedican a limpiarlas a fondo, por todas partes. Esto debe encantarles claro. Es una maravilla admirar esto.

A las mantas también les gusta las burbujas que salen de los buceadores al respirar, porque cuando las ves, si te estas quieto en grupo admirándolas a lo lejos, ellas se acercan y pasan por encima de ti, donde todas las burbujas le dan el la barriga. Es maravilloso.



Tiburón Nodriza


Es una especie muy tranquila y que pueden posarse en el suelo, al contrario de la mayoría de los tiburones que necesitan estar en movimiento para respirar.

Comen pequeños animales y sobre todo limpian los océanos, tarea principal de los tiburones, mantener el ecosistema marino comiéndose todo lo muerto y sobrante, por eso se les llama “carroñeros”.


En Thailandia me ofrecieron la oportunidad de ir a trabajar a la isla griega de Rodas como comercial y llevando a los turistas a su primera experiencia de buceo durante la temporada de verano que suele ser durante los meses de Mayo a Septiembre. Se gana muy bien, lo suficiente como para volver a Thailandia otra vez y sacarme el titulo de Instructor de Buceo Padi.




Ahora mi trabajo sería más serio aún, pues ahora iba a ser profesora de buceo y podía enseñar a bucear y apreciar las maravillas del océano y a amarlo para siempre a mis estudiantes.

Organizamos varios cursos de todos los niveles y tuve muchos estudiantes de todas las nacionalidades. Fue una época de gran aprendizaje y agradecimiento. Era feliz cada día, me encantaba mi trabajo de profesora. Trabajé en varios centros de buceo de la isla y pude elegir los que más me gustaban. Siento que tuve los mejores trabajos, los mejores compañeros, jefes y estudiantes.



El tiempo pasó muy rápido otra vez, un año y algunos meses en Thailandia y era muy feliz. Siempre me digo que debería haberme quedado más tiempo, pero quería ver más e ir a más sitios. Ahora estaba acompañada y juntos comenzamos a buscar trabajo y se nos presentaron dos oportunidades: una para ir a Baja California, en América, y la otra para ir al Lago Malawi, en Africa!!!! Uf esta decisión la pensamos bien, pues ambas direcciones nos gustaban y tenía incluso más ventajas ir a Baja California, pero esa excitación del espíritu aventurero, tan grande nos inundó, nos llevo a elegir ir a Africa, la oportunidad de poder ir allí a vivir y conocerlo… esto tuvo más peso que todo lo demás.

Ibamos a trabajar y a vivir en un Resort en el Lago Malawi, donde la verdad hacíamos de todo, éramos los Instructores de todas los deportes acuáticos incluyendo el buceo, pero también había todo tipos de actividades como ski acuático, la banana, barcos de vela, viajes de snorkel, avistamiento de Águilas pescadoras en plena acción en el lago y actividades terrestres como el hiking por las montañas para ver monos y todo lo que tuviera que ver con entretener a los clientes. Era un lugar exclusivo y de lujo, con muy pocos clientes, pues era muy caro, y siendo Africa...que hablamos de que allí hay muchas personas que no saben si comerán ese día. Los clientes eran siempre Embajadores, altos cargos del gobierno de Africa y otros países, personas importantes y ricas dentro de toda la pobreza que había alrededor.



Lago Malawi

En esta foto podemos ver el Lago de Malawi, hermoso y grande como un mar, lleno de pececillos llamados ‘ciclidos’, endémicos de lago, de colores tropicales. Las madres se meten en la boca a todas a sus crías cuando te ven para protegerlas.

Aquí en Malawi descubrimos algo mas que la belleza natural del lugar, aquí descubrimos la pobreza extrema, la que afecta la felicidad por tener hambre. Durante mi viaje se me había confirmado lo que ya pensaba: que todo lo que tenemos en el primer mundo no es necesario para conseguir la felicidad y que las cosas materiales o el estilo de vida consumista no dan la felicidad. Solo consumimos y acumulamos residuos destrozándolo todo. Y es precisamente esta economía capitalista la que tiene ahogada y explotada a todo el continente africano, como ya sabemos pero no queremos ver.



Con María


María era la encargada de las chicas de limpieza del Resort, ganaba 28$ al mes y trabajaban infinitas horas, al igual que nosotros, desde que amanecía hasta la noche. Entraba a las 5am y se iban a las 6pm. Nosotros incluso más horas, pues empezábamos a las 8am y en la noche teníamos que atender el Bar del Resort y estar con los clientes jugando a juegos y había veces que estábamos hasta las 12 de la noche.


María tenía 5 hijos y su marido la había abandonado, madrugaba mas aún para dejarle el desayuno a sus hijos basado el harina de trigo con agua, era su principal comida. María trabajaba duro todo el día en el resort, no tenían permitido ni sentarse en todo el día, y luego volvía a su casa a cuidar de su familia y hacer “el charco” como llamaban ellos, el fuego para cocinar su comida diaria que era a base de harina en gran cantidad con una salsa típica de allí constituida por dos tomates, un cebollino y un huevo. No hace falta decir que todo esto lo pude observar los días que fui a su casa a cenar, donde aprecié bien la humildad de su hogar, la pobreza en la que vivían. Sin embargo, ella se consideraba abundante y rica, pues me decía “mis hijos y yo podemos comer cada día, y compartirlo con los demás, y eso es lo más grande, que más puedo pedir”.



Me dí cuenta de un detalle que nunca había imaginado. El primer día que fui a cenar a su casa, además de la harina con la salsa, cocinaron arroz, y cuando lo iban a servir de segundo plato, pude ver la gran alegría y entusiasmo de todos lo niños que habían a la mesa, que tengo que puntualizar que no solo eran los 5 hijos de María, si no, varios vecinos y primos... ella compartía su comida cada día. Así consiguen sobrevivir, pues se ayudan entre todos. Pues por un momento, dije que no quería arroz y entonces pasó, hubo un silencio y parada en el mundo, todos me miraban, y entonces Maria dijo: María hemos cocinado este arroz hoy como un día muy especial en tu honor. Por favor, pruébalo y compártelo con nosotros. La última vez que comimos arroz fue en Navidad. Claramente me disculpe y comí el arroz tan entusiasmada con ellos.

Parece una simpleza esta historia, pero el arroz es la principal comida del mundo entero prácticamente y por donde he viajado siempre ha habido sobre todo arroz. No sabía que en Africa era un lujo y me hizo ver más aun la extrema humildad que se vive en algunos países en el mundo. La cruda realidad.


Esto me hizo recordar a mi tia “Mari”, grande y bella mujer, nos contaba que en la posguerra española se comían un huevo entre 7 hermanos, y yo nunca lo podia imaginar, desde pequeña tenia esta duda… no es posible comer un huevo entre tantos. Pues esa noche en casa de Maria lo comprendí, ella echaba un huevo en aquella salsa de tomate y esto era compartido por muchos más de siete.



Niños jugando en la playa. Lago Malawi.




El contrato de trabajo era de un año en principio, pero no estábamos contentos trabajando en el resort y cómo funcionaban las cosas allí, era muy duro y nos estaban explotando. Así que renunciamos. Estuvimos 3 meses y medio en el resort que se me hicieron como toda una vida, fue muy intensa esta experiencia. Y antes de volver a España, quisimos cumplir otro de nuestros sueños: ver a los animales salvajes en su propio habitad, allí libres en la naturaleza africana. Entonces viajamos hasta Zambia, recorrimos una larga distancia entre autobuses y pasando por ciudades, varias ciudades, con nombres como Lilongwe, Chipata, Lusaka y pudimos admirar el paisaje Africano, pasando varias calamidades y aventuras también, hasta llegar al parque natural de Zambia donde nos esperaba una tienda de campaña en plena sabana africana.






Qué hiciste después de Africa?

Volvimos a Londres a trabajar en el banco, a restaurar nuestra economía y a pensar en la experiencia que había tenido y en la vida. Ahora tenía que decidir bien qué iba a hacer con mi vida, mientras volvía a la rutina y vida cotidiana de la oficina. El plan era planear cómo hacerlo otra vez. En Londres también he sido muy feliz pues siempre he tenido muy buenos amigos y compañeros que son para mí como una familia. Pero esto ya es otra historia.


Qué significa para ti la fotografía?

Gracias a las fotos los recuerdos son más reales, o te recuerdan que fue real, jeje, tengo vivencias y sitios que visité pero que no tengo en fotos, están en mi mente e imaginación. Pero hay veces que puedes pensar que son sueños y no reales. Además, si tienes fotografías puedes compartirlas con los demás, compartir todas esas experiencias y maravillosos lugares que has visitado. Agradezco que a pesar de no ser muy “fotógrafa”, porque me considero más de “disfrutar” en primera mano sin tener la cámara todo el tiempo en las manos… pues el poder tener ahora todas estas fotos bonitas y que me recuerden todo esto. Creo que hay que hacer más fotos aunque a veces nos de pereza.


Qué aprendizajes finales te has llevado? Y que consejos les puedes dar a las personas que van a leer tu historia?

Mi aprendizaje es que no hay nada imposible, que hay que “tirarse a la piscina” pues merece la pena. No todo es de color de rosa, hay que luchar, empezar de nuevo, cambiarse de lugar y volver a empezar de nuevo. No estar solo en tu lugar de confort, arropado con tu familia, hay que viajar, convivir con culturas diferentes que necesitas entender. Hay que tener entereza y fortaleza muchas veces para continuar en la vida, y seguir, no siempre es fácil, pero todas esas aventuras y experiencias te ayudan. Yo siempre digo que es como estudiar varias “carreras de grado superior”, aprendes con la realidad, viviéndola y paseándola. Creo que todos deberíamos poder cumplir nuestros sueños. Nunca será una perdida de tiempo pues siempre aprenderemos y viviremos algo único que marcara nuestras vidas.

Ahora que pienso en toda esa época, viendo estas fotos y al escribir la historia... solo puedo agradecer haberla vivido y que se me hiciera realidad ese sueño. Es lo más grande que he hecho nunca y dónde guardo las mejores experiencias de mi vida.



Marijose








691 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page