top of page

Marruecos Road-trip

Actualizado: 10 may 2021

El Viaje de Estefania Navarro: 5 días, 4 ciudades, 2chicas.


Hoy tengo el placer de presentarles a una joven aventurera que, junto a su hermana, recorrieron Marruecos en coche para retratar este bello país, espero que disfruten del viaje!


Hola a todos! Me llamo Estefania, tengo 21 años, soy estudiante universitaria y me encanta viajar alrededor del mundo haciendo fotos y compartir mis experiencias en Instagram. Ahora, con toda la situación relacionada con el Covid-19 extraño tanto viajar que decidí retroceder por un momento en el tiempo para recordar uno de mis viajes favoritos de los dos últimos años: Marruecos!


Fui con mi hermana Nieves y juntas planeamos nuestro viaje. Os recomendamos reservar los hospedajes antes de ir. Nosotras reservamos todos nuestros Riads, casas tradicionales marroquíes, con desayuno incluido para poder ahorrar al máximo y cenar más tarde en restaurantes marroquíes tradicionales.

Tan pronto como llegamos al aeropuerto de Marrakech, alquilamos un automóvil. ¡La mejor idea de todas! Creo que lo mejor que puedes hacer si eres conductor y viajas con otras personas es alquilar un automóvil, ya que es la forma más fácil y económica de moverse por Marruecos y tienes mucha libertad para hacer lo que quieras, algo que realmente no tienes cuando vas con el itinerario de una agencia de viajes.


Para contarles sobre mi experiencia en Marruecos, usaré algunas de mis fotos favoritas. Para algunas tomas utilizamos una Canon 60D y para otras iPhone 7+. Para la edición de nuestras fotos del IPhone usamos las aplicaciones VCSO y Snapseed. Estas son aplicaciones gratuitas que cualquiera puede descargar en sus teléfonos y son excelentes para intensificar los colores en sus imágenes, muy recomendado!


¡Marrakech!

Nada mas llegar a la ciudad nos fuimos a callejear y lo primero que encontramos en nuestro camino fue la hermosa Mesquita de Kasbah, a pocas calles de nuestro

hospedaje, el Ryad Alkarim Mamoun 100% recomendable! Esta mezquita fue construida por Yacoub Al Mansour en el siglo XII y alberga las oraciones del viernes al medio día. No dejéis de ir a verla porque es realmente preciosa.


Como podéis ver, visto una falda larga y una camiseta normal, para respetar la cultura y la religión del país donde las mujeres no muestran su cuerpo. Ellos igual respetan el turismo y las culturas extranjeras pero definitivamente este respeto tiene que ser mutuo.


Después de visitar la Medina y de almorzar en el mercado central Jemma el Fna, fuimos caminando hasta nuestro siguiente destino los Jardines Majorelle. Hoy es considerado como un jardín botánico. Fue creado por el artista francés Jacques Majorelle en 1923 durante el periodo colonial en el cual Marruecos estuvo administrado por Francia.

En 1980 este lugar fue comprado por el diseñador de moda francés Yves Saint Laurent y Pierre Berge, salvándolo de la especulación urbanística ya que iban a convertirlo en un complejo hotelero.


Es un lugar que no te puedes perder porque esta lleno de plantas exóticas como enormes cactus, palmeras, plantas de bambú, etc que rodean esta hermosa casa azul y que ahora acoge un museo dedicado a la cultura Bereber donde se muestran los objetos tradicionales que forman parte de su vida cotidiana, ornamentos, joyería y la propia colección diseñada por Yves Saint Laurent.

Además, hay una boutique, una cafetería y una galería para ver los posters del amor creados por Yves Saint Laurent.

En los jardines podéis encontrar una bonita fuente y pequeños lagos con plantas acuáticas como nenúfares. Es muy agradable caminar debajo de estos árboles frondosos, especialmente en los días calurosos.

Llegamos hasta aquí caminando. Tardamos media hora desde la medina, sin embargo os recomiendo que cojáis algún tipo de transporte para ir porque el calor intenso dificulta dar caminatas largas, especialmente por las tardes. Para entrar tuvimos que pagar 7€ por persona con el carnet de estudiante, pero merece mucho la pena la visita. Ademas, tuvimos mucha suerte y no había mucha gente!


Atardecer en Jemma el Fnaa.

Es la principal plaza de la ciudad, declarada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad. Fue fundada en el S. XI y es el lugar de encuentro de los locales y turistas para hacer las compras, tomar un té, así como degustar de la comida tradicional marroquí y de sus deliciosos dulces y dátiles.

En esta plaza también podéis ver cuenta cuentos, encantadores de serpientes y hasta os podéis hacer los típicos tatuajes de henna.


Y por supuesto, no podéis perderos una puesta de sol en Marrakech.

Nosotras decidimos ir alrededor de las 6 para poder elegir una de las tantas mesas que puedes encontrar en las terrazas de los restaurantes y hoteles que rodean la plaza. Sin embargo, tomar algo en estas terrazas es muy caro, así que es mejor ordenar una bebida e ir luego a cenar al mercado donde la comida es realmente deliciosa y barata.

Fue genial poder disfrutar de esta hermosa puesta de sol mientras escuchábamos de fondo música tradicional marroquí y el ruido de la gente en el mercado.


Ksar of Ait Ben-Haddou.

En nuestro segundo día de viaje, decidimos conducir hasta el sur para conocer este increíble lugar. Para ello, tuvimos que dejar Marrakesh a las cuatro de la madrugada. Los responsables de nuestro alojamiento se portaron fenomenal, nos prepararon el desayuno a esas horas para poder hacer nuestro viaje llenas de energía. Fue todo un detalle! Así que estuvimos en la carretera durante 6 horas y llegamos al Ksar a las 9 de la mañana.

Ksar, es el Término que se utiliza en el norte de Africa para decir “pueblo fortificado”. El Ksar de Ait Ben-Haddou fue uno de los muchos puestos comerciales en la ruta comercial que une el antiguo Sudán con Marrakech por el Valle del Dra y el Paso Tizi-n’Telouet. Dentro del pueblo hay una mezquita y una plaza pública. Fuera de las murallas hay una zona de trilla de grano y dos cementerios, uno Musulmán y otro Judío.


A pesar de lo interesante del lugar, no pudimos encontrar la entrada a la ciudad…algo que nos pareció muy curioso. Así que decidimos que lo mejor era alejarnos un poquito para, por lo menos, hacer la foto de la ciudad fortificada.



Merzouga, en el desierto del Sahara.

Hacer una acampada al puro estilo tradicional marroquí en medio del desierto, fue una de las mejores experiencias de nuestra vida. También fue la experiencia más cara de todo nuestro viaje, pero de verdad que mereció muchísimo la pena. Igualmente tuvimos que reservarlo todo con tiempo. El paquete se llamaba Desert Heart Luxury Camp y viene con diversos servicios, puedes elegir por ejemplo si quieres llegar al campamento en una camioneta 4x4 o en camellos. Nosotras decidimos ir en nuestro coche porque estamos en contra de utilizar animales para la recreación turística.

Una vez allí, nos sirvieron la cena bajo las estrellas, en una zona preciosa con alfombras y cojines, y teníamos el fuego cerca para no pasar frío por la noche. Después de la cena nos sirvieron el tradicional acompañando por dulces típicos marroquíes que son deliciosos…mientras escuchábamos la música tradicional del país. Yo personalmente, me quede allí hasta las 3 de la madrugada porque era una auténtica gozada estar allí, en medio del desierto bajo la inmensidad del cielo estrellado. Nunca antes había visto nada más bonito!


Esta foto fue tomada al día siguiente, mi hermana y yo nos detuvimos para tomar algunas fotos más mientras las otras personas que se quedaban en el campamento con nosotros nos apuraban a irnos. Fue bastante divertido porque nuestro automóvil se quedó atascado en la arena, y un grupo de lugareños vino a ayudarnos, ¡luego nos ofrecieron llevarnos al centro del Sahara para una sesión de fotos rápida y listo! La foto fue tomada con un iPhone 7 plus y editada con Snapseed.



Fez

Esta es la tercera ciudad más grande de Marruecos después de Casablanca y Rabat. Y tengo que decir que es la ciudad más caótica de Marruecos a la que fuimos. Tiene una Medina preciosa, pero con mucha gente, donde es probable que te pierdas en algún momento. Nos sentimos un poco seguidas en ocasiones, sin embargo, pudimos disfrutar de perdernos en la medina y sumergirnos en la cultura marroquí.

Las curtiembres son uno de los lugares famosos para visitar en Fez. Esta es la actividad artesanal más tradicional y característica de la ciudad.


Tomamos esta foto desde un techo, no me pregunten cuál ... realmente no sabemos ni cómo llegamos allí. Un lugareño nos mostró los alrededores, y terminamos aquí. Fue muy interesante ver los pasos que dan para realizar la curtiembre, desde la limpieza de las pieles hasta el decolorado de las mismas. En cada espacio circular los artesanos colocan los diferentes tintes naturales, el agua para los baños, enjuagues y todo lo que necesitan. Utilizan pieles de camello, cordero, buey y cabra que terminan convertidos en cuero para prendas de vestir, zapatos, bolsos y hasta cojines. ¡Debes verlo, es realmente impresionante! Cuando entras, te dan hojas de menta para que las huelas y ocultar el olor desagradable que emana del lugar, ya te imaginaras como huelo eso! Para mí, no fue tan malo como me habían dicho.


En fez tienes una gran variedad de tiendas para comprar recuerdos como esta hermosa tiendas de lámparas que cuando entras tu mente viaja hasta el set de la película Aladdin y te hacen sentir como Jasmine. Nada de bromas, las lamparas son realmente bellas.


Elegí esta foto porque demuestra el talento que estos lugareños tienen, son auténticos artesanos! Deseaba tener una, pero nuestro presupuesto era ajustado y nuestras mochilas no eran lo suficientemente grandes como para traer una a casa. Pero si tienes un gran presupuesto y puedes comprarte una de estas lámparas, te sugiero que la compres en Fez, ya que los precios son bastante baratos en comparación con otras ciudades. Tomamos esta foto cuando el propietario estaba distraído ya que no se le permite tomar fotos adentro, ¡así que ten cuidado!



Chefchaouen

Después de pasar dos días en Fez, cogimos el automóvil nuevamente y condujimos 9h hasta Chefchaouen, en el nor oeste de Marruecos. Aquí llegamos a ver "La Perla Azul de Marruecos" como la llaman los lugareños, la ciudad de Chefchaouen. El pueblo más hermoso que hemos visitado hasta ahora. Todo era azul, todas las paredes de cada rincón de este pueblo seguían esa estética. Los aldeanos lo cuidan porque saben que es una joya y que a la gente le encanta venir a verlo. Nos alojamos en un Riad llamado Där Akout, muy bueno, el desayuno estaba delicioso, las vistas eran muy relajantes, pero no olvides levantarte temprano si quieres aprovechar el día!


En Chefchaouen, lo que todos los turistas hacen es callejear por la ciudad y tomar fotos, por supuesto. Seguramente es una de las ciudades más fotografiables del mundo. Mi hermana me hizo esta foto en el jardín delantero de una casa. Eso sí, debes pagar 5 € para entrar y tomar la foto. Aunque si tienes suerte como nosotras y vas temprano, puede quedarse más tiempo y tomar muchas fotos. Recomendable si quieres obtener uno de los fondos más buscados de Instagram. Esto fue tomado con la cámara Canon 60D.


Chefchaouen fue la última ciudad que visitamos en nuestro viaje, después de esto condujimos 10 horas de regreso a Marrakech, donde pasamos nuestra última noche antes de regresar a casa.

Quería dejar esta foto mía y de mi hermana, mi compañera de viaje, ya que sin ella este viaje no hubiera sido posible, literalmente, ya que ella era la que conducía todo el tiempo (Plot Twist: ¡No conduzco!).


Para finalizar este mini blog sobre mi viaje a Marruecos, quería decir que si estás pensando en viajar a Marruecos, una vez que el coronavirus se alivie, por supuesto, ¡Hazlo! 100% recomendable. A algunas personas no les gusta o se sienten inseguras, pero yo diría que cuando viajas a otro país debes ir con la mente abierta y sumergirte en su cultura tanto como sea posible. Porque viajar es eso para mí, conocer otras culturas y conocer gente de todas partes del mundo. Por supuesto, a veces puede dar miedo, he tenido situaciones desagradables mientras viajaba, pero todo es parte de la experiencia, y es genial tener estos recuerdos, ¡así que tómalo todo con positivismo! Marruecos es un país increíble, y me encantaría volver algún día y visitar la costa.



Sobre la importancia de la fotografia...

Si le preguntas a la gente qué significa la fotografía para ellos, la mayoría de la gente te dirá que significa: capturar momentos. Estoy completamente de acuerdo con eso, pero para mí pasa al siguiente nivel, es una forma de expresarme a través de imágenes, creando contenido que dice algo sobre mí. Es un arte y un legado. Una forma de crear recuerdos y capturarlos. Es por eso que disfruto tanto de la fotografía especialmente cuando viajo por el mundo, una forma de traer conmigo un pedazo de ese país.


Estefania Navarro Fuentes

Sígueme en Instagran: @fefitravels


228 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page